6 maneras sencillas de blanquear naturalmente los dientes en casa

En 2015, las personas en Estados Unidos gastaron más de US$11,000 millones en blanqueamiento dental, incluyendo más de US$1,400 millones en productos de blanqueamiento de uso en el hogar.


Hay una gran variedad productos que puedes elegir cuando se trata de blanquear los dientes.

Sin embargo, la mayoría de los productos de blanqueamiento utilizan químicos para blanquear los dientes, lo cual preocupa a muchas personas.

Si deseas tener dientes más blancos, pero también quieres evitar los químicos, en este artículo encontrarás muchas opciones naturales y seguras.

¿Qué causa que los dientes se vean amarillos?

Son muchos los factores que hacen que los dientes se vuelvan opacos y pierdan su brillante color blanco.

Ciertos alimentos pueden manchar el esmalte, que es la capa externa de los dientes. Además, la acumulación de placa en los dientes puede hacer que se vean amarillos.


Este tipo de descoloramiento usualmente puede ser tratado con limpieza regular y remedios de blanqueamiento.

Sin embargo, a veces los dientes tienen esa apariencia amarilla por la erosión del esmalte dental, dejando ver la dentina que está debajo. La dentina es un tejido óseo naturalmente amarillo que se encuentra debajo del esmalte.

Aquí te compartimos 7 formas sencillas de blanquear los dientes de forma natural.

 

1. Enjuague con aceite u ‘oil pulling’

El enjuague con aceite u Oil Pulling es un popular remedio indio tradicional para mejorar la higiene bucal y eliminar las toxinas del cuerpo.

La práctica implica enjuagarse la boca con aceite para eliminar las bacterias, que pueden convertirse en placa y hacer que los dientes se vean amarillos.

Tradicionalmente, los indios usaban aceite de girasol o de sésamo para enjuagarse con aceite, pero se puede hacer con cualquier aceite.

El aceite de coco es una opción popular debido a su sabor agradable y los muchos beneficios adicionales para la salud.

El aceite de coco también es rico en ácido láurico, que es conocido por su capacidad para reducir la inflamación y eliminar las bacterias.

Algunos estudios han demostrado que realizar Oil Pulling a diario reduce efectivamente las bacterias en la boca, junto con la placa y la gingivitis.

El Streptococcus mutans es uno de los principales tipos de bacterias en la boca que causan placa y gingivitis. En un estudio se encontró que enjuagarse diariamente con aceite de sésamo redujo significativamente el Streptococcus mutans en la saliva en tan solo 1 semana.

Desafortunadamente, no hay estudios científicos que hayan demostrado que este método blanquee los dientes. Sin embargo, es una práctica segura y vale la pena intentarlo. Muchas personas afirman que sus dientes se vuelven más blancos y brillantes después de enjuagarse con aceite regularmente.

Para enjuagarte, pon 1 cucharada de aceite de coco en tu boca y mueve el aceite suavemente entre los dientes. El aceite de coco es sólido a temperatura ambiente, así que es posible que debas esperar unos segundos para que se derrita. Deja el aceite en la boca durante 15 a 20 minutos.

Asegúrate de escupir el aceite de coco en un inodoro o en un bote de basura, ya que podría volver a su forma sólida al llegar a las tuberías de drenaje y causar una obstrucción.

A diferencia de muchos otros métodos de blanqueamiento dental, el enjuague con aceite de coco no expone tus dientes al ácido u otros ingredientes que erosionan el esmalte. Esto significa que es seguro hacerlo a diario.

Resumen: El enjuague con aceite de coco u oil pulling implica el uso de aceite en la boca durante 15 a 20 minutos para eliminar las bacterias. Practicar esto a diario puede reducir la placa y aclarar los dientes.

2. Cepillarse con bicarbonato de sodio

El bicarbonato de sodio tiene propiedades blanqueadoras naturales, lo que lo hace un ingrediente popular en los dentífricos comerciales.

Es un abrasivo suave que puede ayudar a quitar las manchas superficiales en los dientes.

Además, el bicarbonato de sodio crea un ambiente alcalino en la boca, impidiendo el crecimiento de bacterias.

Este no es un remedio que blanqueará los dientes de la noche a la mañana, pero podrías notar una diferencia en la apariencia de tus dientes con el tiempo.

La ciencia aún no ha demostrado que cepillarse con bicarbonato de sodio blanqueará tus dientes, pero varios estudios muestran que la pasta dental con bicarbonato de sodio tiene un efecto blanqueador importante.

En un estudio se encontró que las pastas dentales con bicarbonato de sodio fueron significativamente más efectivas para eliminar las manchas amarillas de los dientes que las pastas de dientes estándar sin bicarbonato de sodio. Cuanto mayor sea la concentración de bicarbonato de sodio, mayor será el efecto.

Además, una revisión de cinco estudios encontró que las pastas dentales con bicarbonato de sodio eliminan la placa de los dientes de manera más efectiva que aquellas que no contienen bicarbonato de sodio.

Para usar este remedio, mezcla 1 cucharadita de bicarbonato de sodio con 2 cucharaditas de agua y cepilla sus dientes con la pasta que se forma. Puedes hacer esto algunas veces por semana.

3. Utiliza peróxido de hidrógeno (agua oxigenada)

El peróxido de hidrógeno es un agente blanqueador natural que también elimina las bacterias en la boca.

De hecho, el peróxido de hidrógeno se ha utilizado durante años para desinfectar las heridas debido a su capacidad de eliminar las bacterias.

Muchos productos de blanqueamiento comercial contienen peróxido de hidrógeno, aunque en una concentración mucho mayor de lo que utilizarás.

Desafortunadamente, ningún estudio ha demostrado los efectos de enjuagarse o cepillarse con peróxido de hidrógeno solamente, pero varios estudios han analizado pastas dentales comerciales que contienen peróxido.

Un estudio encontró que el uso de una pasta de dientes que contenía bicarbonato de sodio y peróxido de hidrógeno al 1 por ciento resultó en dientes significativamente más blancos.

Otro estudio encontró que cepillarse con una pasta dental comercial que contenía bicarbonato de sodio y peróxido dos veces al día resultó en dientes 62 por ciento más blancos en 6 semanas.

Sin embargo, hay algunas dudas acerca de la seguridad del peróxido de hidrógeno.

Si bien las concentraciones altamente diluidas parecen seguras, las concentraciones altas o el uso excesivo pueden causar irritación de las encías y sensibilidad dental. También existe la preocupación de que las dosis altas causen cáncer, pero esto no se ha comprobado.

Una forma de usar el peróxido de hidrógeno es enjuagándose la boca antes de cepillarse los dientes. Asegúrate de usar una solución al 1.5 por ciento ó 3 por ciento para evitar efectos secundarios.

La concentración más común de peróxido de hidrógeno en la farmacia es una solución al 3 por ciento. Puedes diluir fácilmente esta concentración para crear una solución al 1.5 por ciento mezclando partes iguales de peróxido y agua.

Otra forma de usar el peróxido de hidrógeno es mezclándolo con bicarbonato de sodio para hacer una pasta dental. Combina 2 cucharaditas de peróxido de hidrógeno con 1 cucharadita de bicarbonato de sodio y usa la mezcla para cepillarte los dientes suavemente.

No uses esta pasta casera más de unas pocas veces por semana, ya que el uso excesivo puede erosionar el esmalte dental.

Resumen: El peróxido de hidrógeno es un agente blanqueador natural que puede eliminar las bacterias en la boca. Puedes usarlo como enjuague bucal o mezclarlo con bicarbonato de sodio para formar una pasta dental blanqueadora.

4. Come frutas y vegetales

Una dieta rica en frutas y vegetales puede ser buena no solo para tu cuerpo sino para tus dientes.

Si bien no sustituyen el cepillado, las frutas y los vegetales crujientes y crudos pueden ayudar a eliminar la placa cuando masticas.

Las fresas y la piña son dos frutas que podrían ayudar a blanquear los dientes.

Fresas

Blanquear los dientes con una mezcla de fresa y bicarbonato de sodio es un remedio natural que las celebridades han popularizado.

Quienes defienden este método afirman que el ácido málico que se encuentra en las fresas elimina el descoloramiento en los dientes, mientras que el bicarbonato de sodio elimina las manchas.

Sin embargo, este remedio no ha sido completamente respaldado por la ciencia.

Si bien las fresas pueden ayudar a exfoliar los dientes y hacer que se vean más blancos, es poco probable que penetren las manchas en los dientes.

Un estudio reciente encontró que la mezcla de fresas y bicarbonato de sodio produce muy pocos cambios de color en los dientes, en comparación con los productos comerciales de blanqueamiento.

Si decides probar este método, limita su uso a algunas veces por semana.

Pese a los estudios que demuestran que una fresa y una pasta de bicarbonato de sodio tienen un efecto mínimo sobre el esmalte dental, el uso excesivo puede causar daño.

Para usar este remedio, machaca una fresa fresca, mézclala con bicarbonato de sodio y aplica la mezcla sobre tus dientes.

Piña

Hay quienes afirman que la piña puede blanquear los dientes.

Un estudio encontró que usar una pasta de dientes que contiene bromelina, una enzima que se encuentra en las piñas, fue significativamente más efectivo para eliminar las manchas dentales que una pasta de dientes estándar.

Sin embargo, no existe evidencia de que comer la fruta produzca el mismo efecto.

Resumen: Ciertas frutas podrían tener propiedades que ayudan a blanquear los dientes. Consume frutas y verduras crudas con frecuencia para ayudar a quitar la placa y mantener tus dientes brillantes.

5. Previene las manchas de los dientes antes de que aparezcan

Si bien tus dientes tienden a ponerse amarillos a medida que envejeces, algunas cosas pueden ayudar a prevenir las manchas en los dientes.

Limita consumir alimentos y bebidas que manchen los dientes

El café, el vino tinto, los refrescos y las bayas oscuras manchan los dientes.

Eso no significa que tengas que evitarlos por completo, pero debes limitar el tiempo que estas sustancias están en contacto con los dientes.

Si puedes, toma bebidas que manchan los dientes con una pajilla (popote) para evitar el contacto directo con los dientes.

Además, cepíllate los dientes inmediatamente después de consumir uno de estos alimentos o bebidas para limitar sus efectos sobre el color de los dientes.

También evita fumar y masticar tabaco, ya que estos pueden causar descoloramiento en los dientes.

Limita tu ingesta de azúcar

Si quieres tener dientes más blancos, reduce tu consumo de azúcar.

Una dieta rica en azúcar favorece el crecimiento de Streptococcus mutans, el tipo primario de bacteria que causa placa y gingivitis.

Cuando consumas un alimento azucarado, asegúrate de cepillarte los dientes inmediatamente después.

Consume una dieta alta en calcio

Ciertos descoloramientos en los dientes son causados por la erosión del esmalte, que expone la dentina amarilla debajo. Por lo tanto, cualquier cosa que hagas para fortalecer el esmalte de tus dientes ayudará a que se mantengan blancos como una perla.

Los alimentos ricos en calcio, como la leche, el queso y el brócoli, pueden ayudar a proteger tus dientes de la erosión del esmalte.

Resumen: Una dieta saludable rica en calcio ayuda a evitar que tus dientes se vuelvan amarillos. Cepillarse los dientes inmediatamente después de comer también puede ayudar a prevenir las manchas.

6. No subestimes el valor de cepillarse y usar hilo dental

Si bien el descoloramiento en los dientes se produce naturalmente con la edad, en gran medida es el resultado de la acumulación de placa.

Cepillarte y usar hilo dental regularmente puede ayudar a que tus dientes se mantengan blancos ya que esto reduce las bacterias en tu boca y previene la acumulación de placa.

La pasta dental quita suavemente las manchas en los dientes y con el hilo dental se eliminan las bacterias que producen placa.

Las limpiezas dentales periódicas también pueden ayudar a que tus dientes se mantengan limpios y blancos.

Resumen: Cepillarse todos los días y usar hilo dental, junto con las limpiezas periódicas en el consultorio del dentista, evitan la acumulación de placa amarillenta en los dientes.

Otros métodos que no se han probado

Existen algunos otros métodos naturales para blanquear los dientes, pero no hay pruebas científicas que demuestren que sean seguros o efectivos.

Algunos de los métodos no probados incluyen:

  • Carbón activado. Cepillarse con carbón en polvo supuestamente extrae toxinas de la boca y elimina las manchas de los dientes.
  • Arcilla de caolín. Quienes defienden este método afirman que cepillarse con arcilla ayuda a eliminar las manchas en los dientes.
  • Cáscaras de frutas. Algunos dicen que frotar las cáscaras de naranja, limón o plátano en los dientes los hace más blancos.
  • Vinagre de manzana. No hay evidencia de que usar vinagre de manzana puede ayudar a blanquear los dientes. De hecho, el vinagre de manzana debilita el esmalte dental y puede conducir al desarrollo de caries.

Quienes promueven estos métodos afirman que hacen los dientes significativamente más blancos, pero ningún estudio ha evaluado su efectividad. Esto también significa que no se han probado los efectos secundarios al usarlos en los dientes.

Resumen: El carbón activado, la arcilla de caolín y las cáscaras de frutas pueden ayudar a blanquear los dientes, pero ningún estudio ha evaluado la seguridad o efectividad de estos métodos.

Conclusión

Existen varios métodos naturales para ayudar a blanquear los dientes. La mayoría de estos remedios funcionan al eliminar suavemente las manchas superficiales en los dientes.

Sin embargo, la mayoría de los dentistas ofrecen tratamientos de blanqueamiento que son mucho más fuertes que estos remedios naturales. Estos implican blanquear los dientes, lo que puede ser más efectivo para el descoloramiento severo de los dientes. El uso excesivo de cualquier producto blanqueador puede dañar tus dientes.

Siempre pregunta a tu dentista sobre tus opciones y cuál funcionaría mejor para ti.